La violencia sexual comercial es penada

Delito tipificado en la Ley contra la Trata y Tráfico

Redacción Diario Página Siete
Sociedad
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - domingo, 13 de octubre de 2013 - 19:01

El delito de violencia sexual comercial del Código Penal fue incorporado  en la Ley Integral contra la Trata y el Tráfico de Personas, promulgada en julio de 2012, como un conexo al crimen de trata en Bolivia, sin embargo las víctimas alegan que los violentadores no son castigados y continúan sometiéndolas.
Si bien se realizan redadas y operativos policiales  en el sector que Página Siete visitó, los tratantes, clientes  y proxenetas no son castigados y más bien continúan incurriendo en los delitos contra las menores de edad.
"Los mismos policías nos pegan y nos botan”, cuenta una de las adolescentes en situación de calle y víctima de violencia sexual comercial en El Alto.
La ley establece como violentador a todo aquel que "pague, en dinero o especie, directamente a un niño, niña o adolescente o a tercera persona para mantener cualquier tipo de actividad sexual, erótica o pornográfica con un niño, niña y adolescente, para la satisfacción de sus intereses o deseos sexuales”, delito que  será sancionado con privación de libertad de ocho  a 12 años.
Se establece también que la pena privativa de libertad para esos violentadores se agravará en dos tercios cuando: la víctima sea un niño o niña menor de 14 años, tenga discapacidad física o mental, la autora o el autor utilice cualquier tipo de sustancia para controlar a la víctima o tenga una enfermedad contagiosa, si como consecuencia del hecho la víctima quedara embarazada y en caso de que la autora o el autor sea servidora o servidor público.
Las menores se hallan en mayor riesgo de  vulnerabilidad, ya  que la Ley 3729 para la Prevención del VIH/Sida  establece en su artículo 41 que las trabajadoras y trabajadores sexuales a quienes se haya detectado VIH deberán suspender de "inmediato sus actividades de trabajo sexual”.
Empero,  muchas de estas niñas y adolescentes en situación de calle y víctimas de violencia sexual comercial no acceden a los servicios de salud.


Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS