El Gobierno quedó "muy mal parado" en reunión de la OIT por autorizar el trabajo infantil

En el país la legislación contempla el trabajo desde los 10 años. Este hecho generó malestar en los representantes de los países del Grulac.

Sociedad
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - viernes, 05 de junio de 2015 - 20:07

 

ANF / La Paz

La delegación boliviana ante la OIT, encargada de defender por qué Bolivia aceptó el trabajo infantil desde los 10 años, "quedó muy mal parada" en la sesión y "perdió el apoyo irrestricto" que tenía de los países del Grulac (América Latina y el Caribe), informó la agencia argentina TELAM.

En la sesión del jueves, realizada en Ginebra, Suiza, la delegación boliviana fue escuchadas en el pleno de la Comisión de Normas, en la que el gobierno, con el que los empresarios "hicieron causa común, quedó muy mal parado", contó el jefe de una delegación sindical caribeña a TELAM.

La agencia agregó que "el caso de Bolivia, cuya legislación contempla el trabajo desde los 10 años, fue centro de duros debates en la Comisión de Aplicación de Normas y generó malestar en los representantes de los países del Grulac".

Luego de la exposición de las autoridades, empresarios y trabajadores de Bolivia, la Comisión de Normas elaborará un informe con recomendaciones, que se considera incluiría "el envío de una misión técnica para que Bolivia corrija la situación" actual.

La Conferencia se desarrolla entre el 1 y el 13 de junio en Ginebra y según el sitio oficial del evento, la delegación boliviana está conformada por el ministro de Trabajo, Gonzalo Trigoso, la embajadora Nardi Suxo, y delegados gubernamentales, de empleadores y sindicatos.

La sesión fue convocada para que Bolivia pudiera explicar las razones por las que se decidió cambiar la ley y permitir el trabajo infantil desde los 10 años, el país en el que oficialmente se permite trabajar a menor edad en el mundo.

El artículo 129 del Código del Niño, la Niña y el Adolescente fue modificado el año pasado para permitir el trabajo de niños de 10 años por cuenta propia y de 12 por cuenta ajena, lo que está reñido con el Convenio 138 de la OIT, que estipula la edad mínima en 14 años, recuerda la agencia. Cuando se aprobó esta medida en Bolivia, a pedido del presidente Evo Morales, varios especialistas hicieron notar que la norma viola acuerdos internacionales del que el país es suscriptor y que ello generaría muchas críticas.

En su defensa, el gobierno de Evo Morales argumentó que el trabajo desde edad temprana es una cuestión cultural en Bolivia. El ministro de Trabajo, José Trigoso, sostuvo que los programas de generación de empleo y el Plan Quinquenal de Desarrollo Económico 2015-20 implicarán que "en breve plazo se producirá un enorme incremento en la demanda de fuerza de trabajo, que estará destinada a incorporar al trabajo digno a sectores sociales económicamente deprimidos, con la finalidad de continuar disminuyendo los índices de pobreza y desempleo, así como la eliminación del trabajo infantil".

Esa explicación, dijo la agencia, "va a contramano de las iniciativas a nivel mundial, pero sobre todo a nivel regional sobre la erradicación del trabajo infantil", señaló un funcionario de un país latinoamericano, de buenas relaciones con Bolivia, quien sostuvo que la situación sobre la cuestión en nuestro país no solo "se da de patadas con la tradición sindical" sino que "plantea problemas a nivel regional".

"En el Grulac hubo mucha discusión porque (Bolivia) había preparado un primer borrador sobre el tema que era casi una reivindicación del trabajo de los menores, que causó gran insatisfacción en varios gobiernos", por lo que el país "perdió el apoyo irrestricto", ya que se priorizó la "iniciativa regional para erradicar el trabajo infantil", señaló el delegado gubernamental. Tanto sindicalistas como empleadores consultados por TELAM coincidieron en calificar de "indefendible" el caso de Bolivia, aunque algunas voces gremiales, en menor medida, lo consideraron "una cuestión política".

"En el Grulac estamos trabajando específicamente para mantener la posición del grupo, de defender y ser aliado de los gobiernos amigos, pero al mismo tiempo mantener la fidelidad al respeto de principios básicos como la lucha contra el trabajo infantil", dijo otro delegado a la corresponsalía de dicha agencia en Ginebra.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS