En 7 de cada 10 casos, agresores usan a sus hijos para castigar a sus parejas

Con la pandemia, las denuncias de maltrato hacia los niños se elevaron en el país, según las autoridades. Los papás son los que agreden más a sus hijos. Hay -también- casos de madres que golpean a sus niños.

Sociedad
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - domingo, 20 de febrero de 2022 - 13:20

Verónica Zapana S. / La Paz

De cada 10 casos de violencia que se denuncian en el país, en siete los agresores maltratan a  sus hijos para castigar a sus parejas. Según la Defensoría Municipal de La Paz los casos se incrementaron con la pandemia de la Covid-19.

El caso más reciente se conoció públicamente el pasado martes. Fernando B., quien ya tenía antecedentes de violencia, no entendía que Mónica -su expareja- ya no quería nada con él. Ese día, él acudió a su casa, la agredió, le arrebató a su niña de dos años y la amenazó con lastimar a su hija.

“Él me dijo que mi hija solo iba a ser de él y que sería hasta su muerte”, relató Mónica, quien ahora sufre por la salud de su pequeña que está internada en un hospital de La Paz.

¿Qué está pasando? La secretaria municipal de educación y desarrollo social de La Paz, Amparo Morales, indicó  que lamentablemente “cuando existen familias desarticuladas, los niños quedan al medio y son los que sufren más violencia”.

Morales explicó que esa agresión a veces es “de ambos lados”, por un lado la madre que se desahoga en los hijos y, por otro, los padres que usan a los niños para realizar alguna acción contra sus parejas”.

Con una postura similar, la presidenta del Colectivo Mujeres de Fuego, Nivia Coca, dijo  que esas agresiones que sufren los niños son tan comunes que -de acuerdo con los casos de violencia que registran como organización-, “en el 70%, es decir siete de cada 10 casos de violencia, se reporta maltrato a los hijos para castigar a la pareja”.

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) departamental de La Paz, Jhonny Vega, explicó que en estos casos de violencia “siempre hay amenazas”.

Según Vega, la otra parte siempre dice: “me amenazó con mis hijos”, pero esa situación se va conociendo en la investigación. De acuerdo con la autoridad, en muchos casos las víctimas no presentan las denuncias o no siguen los procesos.

De acuerdo con Morales, los padres no se dan cuenta que “al final los niños son los más vulnerables” dentro de esa familia, porque no pueden defenderse por sí solos. “En este caso -por ejemplo- esa niña de dos años ¿qué defensa podría tomar? si ni siquiera su mamá podía salvarla en el momento de la agresión que sufrió  de su progenitor”, agregó.

Morales dijo que en estas familias que registran violencia  el nivel de maltrato infantil es muy elevado. Esta situación -según la autoridad- no sólo ocurre en el municipio paceño, sino en todo el país.

De acuerdo con Morales, con la pandemia  del coronavirus esta problemática se incrementó más. “En esas familias, en las que la mujer es agredida, los hijos también son maltratados, incluso las niñas llegan a ser abusadas sexualmente”, aseguró.

La representante de Mujeres de Fuego indicó que muchos padres “son influenciados por las redes sociales” y parece que ven “divertido y hasta morboso filmarse maltratando a la pareja o a su niño”.

Sin embargo, según la activista,  en muchos casos esas publicaciones en redes sociales sirvieron a la sociedad a identificar esos delitos y buscar sanciones para los agresores.

El pasado miércoles se conoció de otro hecho en Cochabamba. Según las imágenes que se difundieron en las redes sociales, una mujer exigía el celular a su pareja y como él no le quería dar, ella agredió y pateó en la espalda a su hijo de un año.

“Ahí está, ahí está”, decía la mujer, mientras pateaba de un costado al bebé que lloraba de dolor. “Dame mi celular”, decía ella y repetía lo mismo en varias oportunidades. Luego de una investigación, la mujer fue detenida y enviada de forma preventiva al penal de San Sebastián.

Morales indicó que esas acciones son maltratos extremos, pero se presentan constantemente. “La mayoría de los agresores son varones, aunque también se han visto mujeres que llegan a desquitarse con sus hijos para afectar al otro progenitor”, dijo.

De acuerdo con Morales, tan sólo en La Paz, durante la gestión 2021 se registraron 5.907 denuncias de violencia a niños y adolescentes. De ese total,  1.540 son quejas por violencia psicológica; 205,  por violencia doméstica; 81, por lesiones graves y leves y 75, por abuso sexual.

De acuerdo con la activista de Mujeres de Fuego, cuando una víctima presenta una denuncia por violencia, la otra parte reacciona de forma negativa. En general, los varones amenazan a las mujeres con sus hijos, les dicen que los van a golpear  o que se los van a quitar. “Vimos cómo les quitan a las madres a sus hijos,  incluso de sus propios brazos”, contó y aseguró que este tipo de acciones buscan que las víctimas no sigan con los procesos contra sus agresores.

Esto ocurre frecuentemente como una forma de amedrentar a la madre, dijo y explicó que en esos casos los derechos de los niños son vulnerados.

La activista contó que cuando los casos de violencia ya son denunciados, generalmente el denunciado comienza a pelear por la tutela de los hijos, con esa acción, las atemorizan y ellas dejan la queja por violencia.

“Por eso, el 70% de las víctimas tienen una denuncia paralela  o están llevando procesos paralelos en la Defensoría de la Niñez. Casi todas las mujeres que tienen menores de edad en sus hogares están en procesos porque los agresores  tratan de quitarles a sus hijos o están buscando reducir la asistencia familiar”, aseguró.

Los menores, las principales víctimas de maltrato.
Foto::Archivo Página Siete

Daños al niño

El psicólogo Carlos Velásquez explicó que ser violento es una característica de una persona, pero aclaró que el hecho de “usar a los hijos como chantaje” no sólo es una acción de las personas violentas, sino también de las no violentas. “No es una condición”, explicó.

Velásquez explicó que una persona puede volverse violenta en ciertas circunstancias y condiciones, en otros momentos más bien están tranquilos.  “Cada caso es diferente”, dijo.

El profesional explicó que es importante que una persona pareja antes de convivir o casarse conozca a su pareja. Agregó que aunque “uno nunca termina de conocer al otro”, es importante que sepa si esa persona no controla una emoción,  sí se enoja rápidamente y sí logra las cosas haciendo daño o lastimando al resto. “Si la pareja es así, es mejor alejarse, desvincularse”, explicó el especialista.

De acuerdo con el experto, si la persona no tiene cuidado en ese momento, significa que cuando conviva y tenga familia con un agresor, los niños serán los más afectados, ya que crecerán en medio de peleas. “Ellos entenderán que cuando sean grandes, deben relacionarse así con sus parejas. También les afectará porque creerán que su mamá no se cuida ni lo cuida, porque su papá le pega, es decir que está aprendiendo mal de sus primeros modelos”, explicó.

En este tipo de hogares, según el experto, los niños sufren mucho. “El niño que ve que su papá le pega a su mamá, se siente triste porque sabe que su mamá tiene dolor. Eventualmente, muchos pequeños se enojan con papá o mamá, se preguntan ¿por qué no se defiende sí es grande? porque el niño no entiende la relación, sólo ve las conductas y puede replicar lo que hacen los más grandes”.

Para reducir esos niveles de violencia, Morales explicó que en el mes de marzo se lanzará  una escuela de padres, además se abrirán los centros infantiles y el instituto de la mujer que tendrá el objetivo de  empoderar a las madres.

 

Registro de denuncias en la Defensoría de la Niñez
  • Denuncias De acuerdo con los datos de la Secretaría Municipal de Educación y Desarrollo Social, en La Paz durante 2021 se registraron 3.969 nuevas denuncias, además se hizo seguimiento a 1.938 casos de gestiones pasadas, atendiendo un total de 5.907 casos.
  • Macrodistritos De las 3.969 nuevas denuncias, el macrodistrito Max Paredes fue el que reportó más casos, pues registró 832 quejas, Periférica con 659; Cotahuma con 612; Sur con 543; San Antonio con 491; Centro con 276; Mallasa con 28 y Hampaturi 20.
  • Línea Los casos que fueron atendidos a través de la línea 156 son: 251 casos por violencia psicológica, 231 casos por orientacion y apoyo psicológico, 10 niñas y niños fueron abandonados, 33 fueron extraviados, cuatro niñoas y niñas no contaban con filiación, dos  infantes también tuvieron conflicto de guarda.
  • Maltrato Al menos ocho casos llegaron a una infracción por violencia física, en 10 de los casos utilizaron a los niños en conflictos familiares; tres niños y adolescentes fueron inducidos a fugar,  dos niños fueron víctimas de infanticidio, en cuatro menores de edad se reporto tentativa de infanticidio,  dos llegaron a  tener lesiones gravísimas, además uno tuvo problemas en el sistema educativo.

 

El 70% de las víctimas de violencia tienen  denuncia paralela ante la Defensoría de la Niñez

Nivia Coca, presidenta de Mujeres de Fuego

 

 

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, regístrate o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS