Encarcelan a menonita que dio testimonio sobre abusos; usan figura jurídica inexistente

En la colonia Valle Nuevo, menonitas que aún se mantienen bajo los dogmas y reglas protestan por los excesos de sus líderes y temen las mismas represalias.

Sociedad
Ivone Juárez
Por 
La Paz - martes, 28 de junio de 2022 - 5:00

Sin valorar seis pruebas que demuestran que vive y trabaja en la colonia Valle Nuevo de Pailón (Santa Cruz), la jueza Yaneth Mojica Peña y el fiscal Camilo Velásquez Arciénaga enviaron preventivamente por tres meses a la cárcel de Palmasola a Franz Peters Wall (58). El menonita dio su testimonio a Página Siete sobre la violación a derechos en la colonia radical Valle Nuevo.

Peters fue demandado por tráfico de tierras. Lo acusaron con una figura legal inexistente, con la que Valle Nuevo se atribuye la propiedad de las tierras que él heredó y adquirió con la anuencia de los jefes de la colonia.

En las colonias menonitas de Bolivia como Valle Nuevo, que se rigen bajo sus “usos y costumbres peculiares”, ante una ausencia del Estado, las tierras que recibieron como concesión para el trabajo agrícola y fueron comprando a través de los años con el dinero de sus miembros, son administradas bajo el criterio de los ministros y jefes.

En ese contexto, la demanda contra Franz Peters fue interpuesta por el abogado Erico Suárez Melgar, apoderado legal del jefe de la colonia, Cornelius Friessen, y está realizada a nombre de la comunidad campesina Valle Nuevo. El lugar no existe jurídicamente, pero se trata de la colonia de Peters que, sin contar con la personería jurídica protocolizada en la Gobernación de Santa Cruz y un título agrario, reclama sus propiedades como suyas y lo acusa de haberlas alquilado sin autorización.

En la demanda sólo se presentó fotocopia simple de un certificado emitido en 2006 por la Subprefectura de la provincia Chiquitos que “reconoce la personalidad jurídica de la OTB comunidad campesina Valle Nuevo del municipio de Pailón”.

Página Siete tuvo acceso a un informe de esa instancia (hoy Subgobernación) del 18 de febrero de 2022, con el correltivo SG.P.CH No. 013/2022, en el que se indica que Valle Nuevo no concluyó sus trámites

“De la documentación que se tiene y detalla se presume que la comunidad campesina Valle Nuevo no ha concluido con el trámite de la obtención de la personalidad jurídica, ya que la documentación original se encuentra en este despacho. Para dar continuidad al trámite toda la documentación debe ser actualizada siendo que la Nueva Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia es promulgada en febrero de 2009 y la documentación mencionada corresponde al año 2006”, se lee en el documento.

Se trata del “Informe legal en relación a la solicitud de certificación de personería jurídica comunidad campesina Valle Nuevo” solicitado el 17 de febrero de 2022 por el presidente de la Asociación Departamental de Derechos Humanos de Santa Cruz, Víctor Hugo Velasco.

“Están falseando información, presentando una resolución que no fue concluida. Si la colonia demanda tiene que demostrar que es propietaria. La jueza tiene conocimiento de esto pero no lo consideró”, afirma Velasco que hace seguimiento al caso de Franz Peters y conoce de otras denuncias de violación a derechos en las colonias menonitas radicales como Valle Nuevo.

Este medio intentó contactarse con el abogado Erico Suárez, pero sólo recibió el siguiente mensaje por WhatsApp: “Buenas noches saliendo del campo, no es buena la señal”. Cabe destacar que Página Siete entrevistó al abogado en abril de este 2022 en la ciudad de Santa Cruz.

También puede leer: “Es como cuando usted tiene un niño malcriado que quiere hacer lo que quiere”

Testimonios y “revancha”

El encarcelamiento de Franz Peters se dio el 15 de junio, dos semanas después de que Página Siete publicara la investigación Radicales vs. Libres, lucha por los derechos de los menonitas.

También puede leer: https://investiga.paginasiete.bo/menonitas-en-bolivia/

En el trabajo, Franz Peters, Peter Knelsen, Einrich Martens, Abran Banman, Peter Schmitt y Heinrich Friesen cuentan cómo, después de ser excomunicados de la colonia, los ministros y jefes les hicieron quebrar sus negocios, dejaron sin trabajo, iniciaron procesos de divorcios e incluso los demandaron por construir una escuela para sus hijos.

También puede leer: Negocios quebrados, divorcios y juicios por prender un foco... La vida en la colonia menonita radical boliviana

La excomunicación implica la marginación social, económica y religiosa de la colonia cuando se incumplen las reglas y prohibiciones impuestas, como no salir de la colonia sin permiso, leer la Biblia fuera del templo y comentarla. Además de no usar teléfono celular, energía eléctrica o un vehículo con llantas de goma, entre otros.

En la investigación también se cuenta con testimonios de menonitas de Nueva Esperanza, Cupesí y Swift Curet.

Para el presidente de Derechos Humanos de Santa Cruz el encarcelamiento de Peters es una “represalia”.

“A raíz del reportaje de Página Siete se fueron contra Franz, es una represalia. Él ya tenía una demanda de divorcio que le inició el abogado que ahora lo acusa de tráfico de tierras”, señala.

Franz fue excomunicado por leer la Biblia y comentarla. Desde entonces es blanco de presión de parte de los jefes, que incluso lo internaron en una clínica psiquiátrica. También habrían influido en su mujer e hijos para que lo abandonaran. Los amenazaron con que serían excomunicados y que “irán al infierno, igual que Franz, por desobedecer las reglas de la colonia”, según relató el menonita en abril de este 2022, cuando este medio estuvo en su propiedad, el campo 105 de la colonia Valle Nuevo.

Franz vive y trabaja en Pailón

“Se presentó certificado de matrimonio, de nacimiento de sus hijos, certificados de antecedentes judiciales para demostrar que no tiene sentencia ejecutoriada ni ningún tipo de sentencia. También acompañamos con un certificado de la Asociación de Ganaderos de Pailón, presentamos cinco certificados de vacuna que evidencian que vive en el campo 105. Acompañamos con un certificado de verificación de domicilio realizado por notario, pero nada fue valorado por la jueza ni el fiscal”, dice el abogado de Franz Peters.

Página Siete conversó por teléfono con el fiscal Camilo Velásquez el 15 de junio, día en que Franz fue detenido bajo el argumento de que “no tiene acreditado fehacientemente tener un domicilio, ni familia, ni trabajo u actividad lícita legalmente conocida en nuestro país” (sic).

Entonces el fiscal sostuvo que el menonita fue apresado “porque la persona a la que le alquiló (las tierras) no vino (a declarar)”. “Hay un peligro de obstaculización”, sostuvo. “En esta etapa no se necesita certeza, solamente probabilidad, y de aquí en adelante comienza la imputación. Vamos a recolectar todas las pruebas para acreditar si es autor o no”, añadió antes de cortar la comunicación indicando que ingresaba a una audiencia.

Este medio intentó comunicarse nuevamente con el fiscal pero no obtuvo resultados. Tampoco logró conversar con la jueza Mojica, quien fue destituida de su cargo de jueza en 2017 por sentenciar a 30 años de cárcel a Reynaldo Ramírez Vale por un feminicidio que no cometió.

Apoyo de radicales

Después de que Franz Peters fue encarcelado en su colonia surgieron voces en su favor y contra Cornelius Friessen, pero esta vez no sólo de los menonitas excomunicados como Peters, sino de quienes aún están de acuerdo con la forma de vida en la colonia. Son denominados radicales y declararon ante Radio Municipal Pailón, con nombres en reserva y voces distorsionadas.

La periodista Claudia Solares explica que los menonitas pidieron esa protección. “Tengo los nombres de todos los que declararon, pero por seguridad, para que no sean afectados, encarcelados o acusados de algún delito, como temen, los tenemos en reserva”, sostuvo la reportera que llegó hasta la casa de Franz.

Y los menonitas radicales afirmaron que Peters es su vecino y propietario de las tierras que alquiló, una práctica normal en las colonias menonitas.

Solares intentó buscar la versión de los líderes de la colonia pero no tuvo éxito. “No aceptan, dicen que tienen sus representantes, sus abogados, que tampoco quieren hablar. Ellos llaman cuando quieren hablar”, afirma.

“Hasta los ministros y jefe de la colonia, que son de nacionalidad mexicana, alquilan y trabajan las tierras. Los menonitas dan dinero a sus líderes para tener tierras, trabajarlas y alquilarlas”, indica el abogado Jorge Aroni.

En Valle Nuevo, los obispos Peter Klassen y Heinrich Wall, y el jefe Cornelius Friessen regulan la compra, venta y alquiler de las tierras. Anotan a mano en un cuaderno a todos quienes poseen tierra y su extensión.

De acuerdo a versiones de algunos menonitas, Franz Peters fue sacado de ese cuaderno y en su lugar pusieron a otra persona.

“La tierra puede estar a nombre de alguien, pero si se porta mal se lo dan a otro. Esas irregularidades cometen los jefes que tienen sus leyes especiales y no respetan la ley boliviana. La Constitución dice que hay libertad de culto, pero en la colonia no la hay, expulsan a la persona que piensa diferente, como pasó con mi cliente: lo expulsaron por leer la Biblia”, sostiene el abogado.

El “mexicamba” leyó la Biblia y fue castigado con la soledad

Franz Peters se considera un “mexicamba”. Nació en México pero a sus 11 años sus padres lo trajeron a la colonia Valle Nuevo, en Bolivia, considerado uno de los países con más menonitas radicales.

“Si la gente boliviana me dice vos sos mexicano, no naciste en Bolivia, yo les respondo: nací en México pero soy un mexicamba”, dijo el 15 de abril a Página Siete antes de contar cómo fue excomunicado por haber leído la Biblia.

Su castigo fue la soledad. Los líderes influyeron en su esposa e hijos para que lo abandonaran.

“Vinieron muchas visitas cuando no estaba y convencieron a mi esposa de que yo estaba equivocado. Al principio ella me dijo que quería vivir con Dios, pero después me dijo: ‘No, me da pena haber dicho eso, yo también empezaba a equivocarme’. Y mis hijos me apuntaron con el dedo en la cara y me dijeron: ‘usted es un hombre equivocado’’”, relató el menonita que tuvo nueve hijos con su esposa Margaretha Enns. Uno murió.

Hoy está en la cárcel de Palmasola acusado por Erico Suárez, apoderado legal del jefe de la colonia, Cornelius Friessen, de tráfico de tierras. Sólo lo anima que los menonitas excomunicados como él no lo abandonan.

Pero ése no es el único proceso en su contra. Franz tiene una demanda de divorcio que también le interpuso el abogado Suárez como apoderado de su esposa Margaretha.

El proceso fue paralizado a solicitud de Suárez bajo el argumento de que Margaretha está internada en el Hospital Psiquiátrico Benito Menni de Santa Cruz como consecuencia de los malos tratos que recibió de Franz. Presentó un informe médico con fecha 26 de abril de 2021, que la fiscal Yaneth Mojica, que también atiende el caso por tráfico de tierras contra el menonita, no observó.

Los menonitas de Valle Nuevo aseguran que Margaretha está en la colonia y que sus hijos no saben que hay un proceso de divorcio entre sus padres. “El hijo mayor de Franz, Jacobo, no sabe del divorcio. Él cree que el documento en blanco que le hicieron firmar los jefes a su madre fue para mejorar sus tierras, no para un divorcio”, señalan.

En el informe médico se lee que Franz también estuvo internado en ese hospital psiquiátrico por supuesto “trastorno bipolar”. “Pero una vez externado, éste, aparentemente, no tiene conciencia de (la) enfermedad, no realiza controles médicos, cambia de religión y abandona la medicación”, se lee en el documento.

“Fue internado a solicitud de los jefes de la colonia y bajo la firma de sus hijos”, confirma el presidente de Derechos Humanos de Santa Cruz, Víctor Hugo Velasco.

Velasco afirma que toda esta persecución contra Franz tiene un objetivo: despojarlo de sus tierras, pero no sólo a él sino también a su esposa. “Esto es complejo y perverso. Lo están despojando y atentan contra el patrimonio de su esposa”, señala Velasco, quien acusa al abogado Suárez de estar incurriendo en patrocinio infiel.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS