Estudio detecta vacíos en el análisis de explotación sexual en niños en Bolivia

Se identificó que existen “prejuicios y estigmas” de la sociedad, lo que causa que muchos de ellos callen o no denuncien.

Sociedad
EFE
Por 
La Paz - viernes, 23 de septiembre de 2022 - 7:00

La falta de datos estadísticos, los prejuicios de la sociedad o no contar con un sistema especializado son algunos de los factores identificados en un estudio que aborda la situación de niños y adolescentes varones que han sido víctimas de explotación sexual en Bolivia.

Este estudio cualitativo fue realizado en colaboración con ECPAT (End Child Prostitution, Child Pornography and Taffiking of Children for Sexual Purposes) como parte de la Iniciativa Mundial para Niños, con la finalidad de conocer la situación de la explotación sexual en el país en el que las víctimas son varones, en específico niños y adolescentes.

Bolivia es el único país de Latinoamérica que hizo esta investigación en 2021 con la colaboración de los “actores de primera línea” como las Defensorías de la Niñez a nivel nacional o el Ministerio Público que realizaron entrevistas anónimas para el estudio, contó a Efe el subdirector de la fundación Munasim Kullakita, Ariel Ramírez.

Se identificaron algunos vacíos en la temática, como no contar con datos estadísticos sobre la explotación sexual en varones o la falta de especialización del personal que aborda estos casos, además que “no hay un sistema especializado” de protección específicamente para los niños víctimas, comentó Ramírez.

También detectaron que no hay un centro de acogida que atienda específicamente a víctimas hombres, además se identificó que existen “prejuicios y estigmas” de la sociedad e incluso de las propias familias de los niños y adolescentes, lo que causa que muchos de ellos callen o no denuncien la situación, prosiguió Ramírez.

Hay un “prejuicio social” de que los niños que son víctimas de esta situación sean “percibidos como homosexuales”, lo cual influye en que callen o no denuncien, por ese temor, según el informe.

”Hemos visto que muchos de los niños víctimas ante todo son los que están en situación de calle o aquellos que están en alta permanencia en calle”, indicó Ramírez.

Muchos de estos casos salen del silencio cuando las familias detectan la situación tarde, por ejemplo, cuando el menor contrajo alguna infección de transmisión sexual.

Por su parte, la coordinadora de ECPAT Bolivia, Anelisse Cruz, indicó que otro de los estereotipos presentes en esta situación es que un joven o un niño “no puede verse ni mostrarse vulnerable ante ninguna instancia” lo que refuerza su silencio ante la explotación sexual.

Agregó que los principales agresores son otros hombres principalmente vinculados al entorno familiar, como los padres, padrastros, los tíos, primos y en un menor porcentaje personas externas.

El estudio recomienda que se realicen programas especializados para menores varones y que se generen bases estadísticas para tener información cuantitativa que ayude a conocer más sobre esta problemática que está invisibilizada.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS