La joven -también- cuidaba a sus padres, dos adultos mayores

Isela, víctima de feminicidio, era mamá y papá de sus dos niños

Familiares, vecinos y amigos enterraron ayer a la joven en medio de pedidos de justicia. El agresor fue enviado de forma preventiva a la cárcel de Chonchocoro.

Sociedad
Anahi Cazas
Por 
La Paz - lunes, 26 de septiembre de 2022 - 1:15

“Desde el cielo sigue cuidando a tus hijitos y tus viejitos”, gritó una de las asistentes, mientras introducían el ataúd de Isela en un nicho del Cementerio General de La Paz. “¡Justicia, justicia, justicia”, exclamaban familiares, vecinos y amigas de la joven de 29 años que fue asesinada a golpes por su pareja Rolando Ch. H.

Isela era el sostén económico de sus dos hijos, un niño de 10 años y una pequeña de cuatro años. Ella -además- se encargaba de cuidar y ayudar a sus papás, dos adultos mayores que ahora no encuentran consuelo.

“Ella era muy trabajadora, hacía todo por sus hijitos y sus papás”, contó a Página Siete Katerin Bustillos, prima de Isela. Recordó que la joven quedó viuda hace aproximadamente cuatro años, su esposo y papá de los dos niños era albañil y murió en un accidente de trabajo.

Después de perder a su esposo, Isela se convirtió en madre y padre de sus niños. Trabajaba y estaba saliendo adelante. “Quedó viuda. Siempre estaba pendiente de sus hijos”, dijo Bustillos. Recordó que cuando era el cumpleaños de uno de los pequeños, la joven se preocupaba por no hacer faltar un obsequio o un pastel.

“Isela era una joven responsable. Cuando tenía que trabajar, los niños se quedaban con sus abuelitos. Ahora, sus padres necesitarán ayudar porque son adultos mayores”, dijo Reina Quispe, amiga de la familia.

La víctima conoció a su verdugo hace aproximadamente un año, de acuerdo con testimonios de familiares. “En agosto vino a mi casa y me contó que él era muy agresivo, le había pegado, le había cortado el pecho y el estómago. Ella me ha mostrado llorando, yo le dije que lo denuncie, ella dijo que lo haría”, contó la prima de la víctima.

En reiteradas ocasiones, Isela intentó dejar a Rolando porque era muy violento y controlador. Una de las últimas veces, la joven cambió su número de celular y no salía de su casa para no encontrarse con su agresor, quien la perseguía y la acosaba. “Me dijo que tenía miedo salir”, indicó la prima.

El jueves, Isela fue golpeada brutalmente por Rolando, quien la llevó al Hospital de Clínicas y la abandonó. La joven agonizó por horas hasta que murió en la madrugada del viernes.

Sus padres llegaron a su casa y un vecino les alertó que Rolando sacó a Isela ensangrentada y la llevó en su taxi. Desesperados, los adultos mayores salieron a buscarla. Según los familiares, la niña de cuatro años fue testigo del crimen. “Ella cuenta que le dijo (al agresor) que no le pegue a su mamá”, relató Bustillos. Ayer, la pequeña y su hermano se despidieron de su mamá.

El procedimiento

Determinación El fiscal departamental de La Paz, William Alave Laura, informó ayer que el Ministerio Público fundamentó con indicios suficientes que Rolando Ch.H., de 33 años, es el presunto autor del feminicidio de su pareja Isela, de 29 años. Por eso -de acuerdo con la autoridad- , el Juzgado tercero de Instrucción Cautelar en lo Penal de La Paz dispuso la detención preventiva del imputado en el penal de máxima seguridad de Chonchocoro.

Reporte Según la autopsia médico-legal del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), la joven murió por “una lesión de centro encefálico superior, hematoma subdural, traumatismo encefálico cerrado y policontusiones”.

Piden garantías para los papás de Isela

Vecinos y familiares piden garantías para los papás -que son adultos mayores- y los hijos de Isela, pues temen represalias de los parientes del agresor que viven en la misma zona (Periférica).

“Pedimos garantías para los papás que son adultos mayores y los niños. Es peligroso”, dijo María C., vecina.

En las últimas horas, la justicia envió a Rolando -imputado por el delito de feminicidio- con detención preventiva al penal de Chonchocoro.

Blas Poma, hermano de Isela, dijo que la familia estará pendiente del caso hasta conseguir justicia.

La familia dio gracias a la Fiscalía Departamental de La Paz por ayudar a los papás de Isela. “Agradezco al fiscal (William Alave). Ellos nos ayudaron con los gastos del sepelio”, dijo Greice, prima de la víctima. Pidió a las autoridades no dejar el caso en la impunidad y que el asesino reciba una condena de 30 años de cárcel.


La libertad no tiene precio.

El periodismo independiente defiende las libertades y los derechos otorgados por la Constitución. Suscríbase a Página Siete, ayúdenos a realizar esa importante labor.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS