Debe pagar Bs 60 mil, es acusado de homicidio culposo

Juez dicta arresto domiciliario para el cirujano de Aranda

Según el galeno, el desaparecido cantante ocultó que ya se había sometido a una liposucción. Ambas partes apelarán la resolución.

Sociedad
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - jueves, 20 de agosto de 2015 - 22:36

Leny Chuquimia /  La Paz
 "¡Justicia para Juan Carlos! ¡Ley contra  la negligencia médica!” Eran los mensajes de  decenas de carteles  en las puertas del Juzgado Sexto Cautelar, donde ayer se llevó a cabo la audiencia por la muerte del cantante Juan Carlos Aranda. Durante  cinco horas los pedidos de  familiares del artista se enfrentaron a los rezos de quienes apoyaban  al  imputado cirujano plástico, Hernán J.
El juez Fernando Rivadeneira dictaminó medidas sustitutivas para el cirujano acusado de homicidio culposo  a consecuencia de una perforación que provocó en el intestino del artista durante la liposucción que le realizó el  30 de julio, tres  días antes de que Aranda falleciera. Tanto la parte querellante como la defensa  señalaron que apelarán el fallo.

A las 10:20 de ayer se instaló la  audiencia de medidas cautelares en la que ambas partes presentaron sus alegatos. Después de casi tres horas, el galeno tomó la palabra y sostuvo que muchos de  los antecedentes médicos importantes  le habían sido ocultados por el paciente.
 En sus declaraciones, Hernán J.,  señaló que la perforación no fue identificada al momento de la liposucción, sino recién el sábado por la tarde, cuando por un cuadro de abdomen agudo, el artista fue intervenido. Los especialistas  detectaron una peritonitis y cerraron las perforaciones. El médico aclaró que anteriormente se había  identificado un coágulo en el pulmón.  
"El viernes  pedimos una interconsulta  y el especialista  dijo que era una parálisis momentánea del intestino”, relató el imputado. Recalcó  que hasta el último momento  el cantante y su novia -Cecilia R., que no se presentó a la audiencia- le exigieron guardar la confidencialidad.    
"Después de la muerte,  la familia señaló que él sufría de diabetes y tenía antecedentes de un preinfarto y eritrisitosis.  Yo no tenía esa información; los exámenes    que se le hicieron  no mostraban eso”, señaló el médico.
  Junto a su abogado, aclaró que otro dato que el artista  ocultó fue  que se había sometido a una anterior liposucción   hace dos años en  Sucre. "Esto eleva los riesgos  en un 50%”, aseguró.
  A las 15:05 los ánimos de los presentes en el proceso se agitaron cuando el juez determinó detención domiciliara para el cirujano, resultado que no esperaba ninguna de las partes. Familiares de Aranda rebasaron el  cordón policial para acertar algunos golpes al acusado de  mala praxis y casi logran arrebatarlo de las manos de sus custodios.  
       "Se ha otorgado el arresto domiciliario, el arraigo y una fianza de 60 mil bolivianos, medidas sustitutivas a la detención preventiva en San Pedro que pidió la familia. Sin embargo, vamos a apelar, toda vez que nosotros pedimos la libertad pura y simple en base a los antecedentes que tenemos  sobre el protocolo de autopsia contradictorio”, dijo el abogado del imputado, Cristhian Alanes, al salir de la sala.
Pálidos y con lágrimas en los ojos, los allegados del artista anunciaron una medida similar para lograr el arresto  del galeno. Stephanie, la hija de Aranda, denunció que hasta el momento no tiene acceso a las pertenencias de su padre. "Ni siquiera a su ropa, enterré a mi padre con un traje prestado. Ni su micrófono tengo como recuerdo de su voz”, dijo.
A partir de la audiencia se abrió un proceso de  investigación que durará unos  seis meses. En este tiempo se deberá aclarar  la verdadera causa de la muerte de Aranda y  los responsables.
"No puedo adelantar criterios (sobre si la investigación se amplía a otros involucrados). Debemos continuar con las investigaciones”, señaló la fiscal del caso, Susana Boyan, al abandonar la sala  del juzgado.

En la audiencia apareció una  nueva víctima
Denuncia En puertas  del juzgado, se hizo presente ayer  Marcel Q. para denunciar una supuesta mala praxis de la que habría sido víctima su hermana. Relató  que ella está en silla de ruedas por un mal implante en las piernas que le   realizo Hernan J. Señaló que confirmaron que el material usado no es el que prometió el galeno.
  Defensa El abogado de Hernan J. señaló que no hay  pruebas anteriores ni actuales de estas denuncias " falsas” y pidió al juez no tomarlas en cuenta. Resaltó que su cliente tiene 17 años de práctica profesional intachable.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, regístrate o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS