Después de 17 días, la adulta mayor logró ingresar a su vivienda

La abuelita Agustina vuelve a su casa, pero la encontró vacía

La Defensoría del Pueblo acompañó a la adulta mayor y gestionó la devolución de la propiedad a la mujer de 85 años. Pide procesos contra los que cometieron abusos.

Sociedad
Por 
La Paz - sábado, 30 de julio de 2022 - 5:00

Las lágrimas de doña Agustina Yujra, de 85 años, no paraban de caer. En esta ocasión, la abuela no lloró por el desalojo que sufrió hace 17 días, cuando fue expulsada de su casa por un error judicial, sino porque logró recuperar y volver a su hogar. Al ingresar, la mujer encontró una vivienda vacía, ya no estaban sus pertenencias y las pocas cosas que quedaron en el lugar estaban quemadas.

“Me da pena ver mi casa así. Está vacía. No tengo nada”, dijo doña Agustina ayer al mediodía al ingresar a su vivienda y ver que todas sus pertenencias ya no estaban. “Por fin estoy en mi casa”, exclamó y recordó cómo hace 50 años ingresó por esa puerta con la ilusión de tener un hogar propio.

Su vecina, doña Blanca, contó que la señora fue desalojada la noche del 13 de julio, pero al ver la injusticia que se cometía, los vecinos se reunieron, la apoyaron y la defendieron.

¿Por qué la desalojaron? La delegada defensorial de La Paz, Mabel Martínez, contó a Página Siete que la abuelita fue desalojada a causa de un proceso civil que se hicieron dos personas externas a la familia. Indicó que la señora Agustina no tenía nada que ver con ese proceso judicial.

¿Entonces qué ocurrió? El señor José Montoya inició el proceso civil contra Arturo Meneses por un préstamo de 35.000 dólares que le hizo en 2017. “El señor dio como garantía un inmueble ubicado en Villa San Antonio con un determinado número de folio real. Ese documento fue sometido a reconocimiento de firmas y rúbrica, se procede al reconocimiento y se realiza un proceso ejecutivo. Este proceso se desarrolla y lo extraño es que el demandado no se apersona a lo largo del proceso, sino hasta el momento en que señala que ése es el inmueble que dio de garantía para cubrir la deuda”, dijo.

A raíz de eso se emite el mandamiento de desapoderamiento y la señora Agustina en mayo de 2021 le hizo conocer al juez que están disponiendo de su propiedad y que su casa no es parte del proceso. “Ella nunca fue parte del proceso, pero se apersona porque fueron a pegar el oficio de mandamiento de desapoderamiento”, aseguró Martínez.

Pese a que el juez tenía conocimiento de que la señora Agustina presentó todos los documentos que avalan que esa casa es de su propiedad -como “la escritura pública de 1989, registrado en Derechos Reales y su catastro”- el juez Fausto Calle emitió el mandamiento de desapoderamiento.

Martínez explicó que el caso llegó a la Sala Civil, la cual declaró la nulidad hasta el vicio más antiguo, es decir que anuló el mandamiento de desapoderamiento. Lo extraño, dijo la representante defensorial, es que “ese auto de vista salió en abril de este año, pero se ejecuta el mandamiento el 13 de julio”.

Indicó que en el desalojo participaron un oficial de diligencias, el notario de Fe Pública, el abogado de la parte demandante, el personal de la Plataforma del Adulto Mayor y la Defensoría de la Niñez y Adolescencia -ambas instancias del municipio de La Paz- un cerrajero, estibadores y policías. “Se identificó que hubo excesos”, dijo. Agregó que cuando se consultó al juez sobre este hecho, él respondió que fue “un error”.

“Mis cosas se las han llevado, me he quedado en la puerta sin nada. Los vecinos me han ayudado con la carpita y ahí me he cocinado”, recordó la abuelita.

Martínez dijo que tras conocer el caso, la Defensoría acudió para ayudar a la adulta mayor y pidió al Ministerio de Gobierno realizar procesos administrativos contra los policías que ingresaron y cometieron los abusos, también solicitó al municipio realizar un proceso a los funcionarios que intervinieron en el desalojo porque participaron en un acto donde se cometieron excesos. Pidió a la Magistratura que se investigue al juez

Ayer, doña Agustina volvió a su casa. El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, acudió a la entrega.

“Pintaron mi casa, mis cosas están quemadas, sin puertas y las piedras en el suelo. Antes no era así. Soy humilde, pero mi casa siempre estaba limpia”, dijo. Hoy, los vecinos exigen la devolución de las cosas de doña Agustina.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, regístrate o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS