La Iglesia implementa 4 medidas para evitar abusos contra niños

Según la Felcv de Santa Cruz, este año dos sacerdotes fueron acusados por violación a menores de edad. Se suscitaron en instituciones religiosas.

Sociedad
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - miércoles, 09 de diciembre de 2020 - 0:56

Verónica Zapana S.  / La Paz

La Iglesia Católica implementa ambientes seguros en escuelas y parroquias para evitar actos de violación y abuso contra niños y adolescentes. Esta acción forma parte de una de las cuatro medidas de prevención que asume en la actualidad esta institución.

“En la Conferencia Episcopal  Boliviana (CEB) trabajamos sobre todo en la documentación, ya que hay que desarrollar instrumentos específicos para aplicarlos en Bolivia y para saber cómo juzgar a un religioso que haya incurrido en alguna falta,  también (hay que trabajar) en prevención”, dijo  a Página Siete la asesora jurídica de la CEB, Susana Inch.

La abogada explicó que entre las tareas de prevención hay tres etapas: la primera se refiere a contar con ambientes seguros en espacios formativos.

“Si bien hay un espacio especial para las catequesis en las parroquias, donde quizá podría suceder algún acto de violencia, donde estén implicados sacerdotes. También existen ambientes educativos donde  podría suceder aquello”, sostuvo.

Por esa razón, la jurista aseguró que ahora la Iglesia Católica  busca que esos  ambientes -donde participan niños y adolescentes- sean seguros y no exista riesgo de abuso sexual.

 “Eso se puede lograr evitando que exista alguna esquina, algún rincón o algún pasillo que ponga en riesgo la integridad del niño”, aseguró.

Esta información se dio luego de que el pasado domingo el párroco de la iglesia del municipio cruceño de San Matías, Eulalio,  fue  enviado al penal de Palmasola por el delito de  abuso sexual contra una niña de 10 años.

De acuerdo con las investigaciones de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), la pequeña   acudió a la iglesia para pasar clases de su primera comunión. La ceremonia estaba prevista para el pasado fin de semana, pero el evento se suspendió por este caso.

Según las declaraciones y la investigación preliminar,  la niña habría sido abusada en la habitación del sacerdote. El examen médico forense confirma que la pequeña fue violada.

 Inch explicó que se maneja el tema del claustro, que sería la segunda forma de prevención de esos casos de violencia. “El claustro significa que existen lugares en la Iglesia (donde) no puede ingresar cualquier persona, (es) justo para evitar este tipo de situaciones”, sostuvo.

La representante de la Iglesia Católica aseguró que esos ambientes  son prohibidos para el acceso a cualquier persona: la habitación del sacerdote y algún otro espacio, como una sala de estar.

Como tercera medida de prevención está la capacitación. Según la abogada, este tema es tan sensible y por eso todos los religiosos están inmersos en esa temática.  “En la capacitación se debe insistir en la grave responsabilidad que conlleva estos hechos”, aseguró.

Como cuarta medida -según la abogada- es ideal que los sacerdotes no estén solos con los niños. “La apuesta  es que siempre exista alguna otra persona adulta que asista a las clases de catequesis, para que se haga cierto tipo de control de unos y otros. Con ello (se podrá) evitar situaciones en las que un niño se encuentre solo con un sacerdote o una persona mayor. Es para evitar situaciones de abuso a los niños”, explicó.

La asesora jurídica de la Iglesia lamentó que evidentemente existen algunos hechos de este tipo. “Eso es innegable, la exposición de los niños al abuso es un drama que preocupa profundamente, no solo en la Iglesia”,  dijo.

Según datos de la Felcv, el caso de San Matías no es el único que se denunció contra un sacerdote por el delito de violación en el departamento de Santa Cruz. Ya en octubre pasado, otro religioso de una parroquia de la capital cruceña fue acusado por la madre de un adolescente de 15 años, quien fue víctima de abuso.

Inch aseguró que la CEB no cuenta con información actualizada sobre estos casos, ya que el obispo  se encarga de hacer seguimiento de las denuncias. Indicó que solicitará el informe.

 “Hay esos casos en la Iglesia, eso es innegable, pero la exposición de los niños al abuso es un drama que preocupa profundamente”, reiteró.

 En marzo del año 2019, la Iglesia Católica informó   que en lo que va del  año en Bolivia   se registraron cuatro denuncias contra sacerdotes por violencia sexual. La institución anunció entonces  que trabajan  en la implementación de un  comité  nacional para prevenir estos casos.

    “Este año han aparecido cuatro casos”, dijo el secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana, Aurelio Pesoa, sobre las denuncias de violencia sexual contra sacerdotes. No dio detalles de los casos. 

Los casos que se registraron en  Bolivia

  • Uno En marzo del año pasado, un cura  fue enviado con detención preventiva al penal de Cantumarca del departamento de Potosí  por el delito de abuso deshonesto contra estudiantes de 14 y 16 años  de edad que pertenecían a un colegio.
  •  Dos En 2009, el   sacerdote José Mamani  Ochoa fue acusado de abuso deshonesto  a  17 menores  de edad que eran acogidos en  el centro  San Benito, que él dirigía. Tras el juicio fue sentenciado a 22 años de prisión en el penal de San Sebastián en Cochabamba.
  •   Tres En 2019   se conoció que  en 1992, el  jesuita   Luis Tó González   fue denunciado por abusos a una niña de ocho años en el colegio San Ignacio, de Barcelona. 
  • Cuatro En 2019, un exrreligioso acusó a   un  jesuita español de haber abusado sexualmente de niños en un centro del oriente boliviano durante la década del 2000.  
     

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS