La Constitución determina sólo el derecho a la privacidad

Leyes sólo sancionan efectos de la inseguridad informática

Las redes sociales ponen en peligro al menos la privacidad, integridad física y la dignidad de las personas. Algunos legisladores y expertos advierten vacíos legales.

Sociedad
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - miércoles, 25 de diciembre de 2013 - 23:33

María Carballo / La Paz
Personajes públicos y la población están expuestos a  delitos provenientes de la inseguridad informática, pero las normas sólo sancionan los efectos que causan éstos y no el delito en sí, señalan los expertos.

El sexting (difusión de videos y fotos íntimas sin el consentimiento de la víctima), ciberbulling (agresiones e insultos en las redes sociales), grooming (el agresor finge ser alguien de confianza), fishing (obtención ilegal de información de las empresas) son  algunos de los riesgos a los que está expuesta la sociedad, además de los secuestros, violaciones y amenazas.
"Lo que se ha hecho es asociar los delitos informáticos con delitos ya existentes y de esta manera lo que se sanciona es la consecuencia del delito y no el delito en sí mismo”, explicó a Página Siete Guido Rosales,  especialista en seguridad informática.
Según Rosales, los delitos informáticos se dividen en dos. Por un lado, la tecnología es el objeto directo del delito al manipular y alterar datos informáticos y por otro, la tecnología es el medio por el cual se cometen dichos delitos, es decir, cuando se secuestra se realiza la negociación con la familia de las víctimas  o en otros casos se concretan negocios del narcotráfico, entre otros. 

 Claudia Araujo, abogada en derecho informático,  coincidió con Rosales y explicó que en Bolivia hay un vacío legal sobre los delitos que se cometen en y a través de  internet.  "Actualmente se aplican las leyes que tenemos vigentes y se trata de aplicarlas y se utilizan delitos tradicionales para complementar la sanción, pero en realidad se está sancionando la consecuencia del delito”.
 La Constitución Política del Estado,   en el artículo 21, reconoce el derecho a la privacidad pero  no especifica sanciones que incluyan los delitos informáticos, explicó Araujo. El Código Penal, en su artículo 363, determina como delito la manipulación de datos informáticos para obtener beneficio propio. En diciembre, un video fue difundido por internet, el cual contenía imágenes íntimas de la presentadora Paola Belmonte y un joven. Meses antes, la mujer fue extorsionada para no difundir las imágenes. "En este caso  se puede aplicar la CPE, pero se debe  comprobar los daños que le han causado”, dijo la jurista.
 Lo mismo sucede en el caso de la joven universitaria Blanca Rubí, quien fue secuestrada tras ser contactada por su asesino mediante Facebook. El agresor creó una cuenta falsa para lograr su objetivo pero este delito no se sancionó sino sólo el asesinato.   Las denuncias y los riesgos son constantes. Rosales relató que este año una conocida empresa despidió a un grupo de empleados quienes, en represalia, crearon una página idéntica a la que tenía la empresa para la cual trabajaron y difundieron información confidencial.
 En otro caso, una mujer recibía mensajes de texto, en los que se le  pedía fotografías íntimas, luego recibió amenazas de muerte. En un colegio de El Alto, los estudiantes crearon una cuenta falsa en Facebook de una profesora, en la    que publicaron comentarios y fotografías burlescas a nombre de ella. Mientras no existan normas que sancionen los delitos informáticos, una persona es responsable de cuidarse a sí misma, afirmó la abogada Claudia Araujo.

Internet, un medio para cometer delitos
El director departamental de la FELCC, Julio Mariscal, afirmó que los delitos como secuestros, asesinatos, extorsión, amenazas y acoso se cometen a través de las redes sociales y de internet, aunque éstas son utilizadas sólo como un medio para concretar el delito.
 "Ése es sólo un medio por el cual se comete un delito, no es determinante. Uno puede recibir amenazas por ese medio o por cualquier otro, igual los secuestros u otros delitos se pueden concretar con o sin el uso de  internet”. Mariscal aseguró que la instancia policial recibe este tipo de casos, aunque no con mucha frecuencia.
El director nacional de la FELCC, Fernando Mercado, lamentó que la legislación boliviana no trate los delitos informáticos, por lo que planteó la necesidad de incluirlos en las normas.
 "En la judicatura boliviana sólo hay dos artículos que mencionan los delitos informáticos y sólo cuando hay amenazas a través de un correo electrónico podemos llegar al IP o internet de protocolo, pero sólo llegamos al internet público”, afirmó el jefe policial.

Nueva normativa sólo regulará uso de internet

Un proyecto de ley que pretende regular el uso de las páginas de internet en el país es un buen comienzo para controlar los delitos que provienen de la inseguridad informática, afirmó el diputado por Alianza Social (AS), Willman Cardozo.
"Es un proyecto que está en la Comisión de Gobierno (Cámara de Diputados) y surgió a raíz de la falta de control en las páginas, para que los menores y adultos, ya sea que estén en su casa o en un local externo no accedan a cualquier tipo de páginas”, explicó el parlamentario.
Cardozo admitió los vacíos legales que existen en Bolivia respecto a los delitos informáticos.
"Para solucionar esto, se podría enriquecer este proyecto o el Código Niño, Niña, Adolescente (actualmente en tratamiento en el pleno de la Cámara Baja) que tampoco incluye este tipo de sanciones”, agregó.
 En tanto, la diputada  Verónica Aguilera, de Convergencia Nacional (CN), dijo que es importante   regular lo más antes posible  las sanciones para los delitos informáticos.
"Sólo existe este proyecto de ley que ayuda poco a resolver los constantes riesgos a los que están expuestos los niños”, dijo.
La presidenta del Cámara de Senadores, Gabriela Montaño, pidió a los padres de familia educar a sus hijos respecto al uso adecuado de  internet y en especial de las redes sociales (Facebook, Twitter y otros) para evitar la propagación de los delitos.

Joven asesinada
El 28 de noviembre, el cuerpo de la universitaria de 20 años Blanca Rubí Limachi fue hallado enterrado en el patio de la casa de la familia Choque Flores, en la urbanización San Martín de El Alto.  El cadáver de la joven estaba envuelto en un yute azul.  
Blanca fue contactada por Richard Ch. a través del Facebook. Éste creó una cuenta falsa y fingió ser un docente del Colegio Militar. Prometió "ayudar” a Blanca a ingresar a esta instancia si le daba cierta suma de dinero. Luego la citó en su vivienda y allí fue torturada, violada, golpeada por Richard Ch. y José Luis C. La víctima falleció a raíz de asfixia mecánica y sofocación, según  un informe policial.

Video íntimo
La presentadora de televisión Paola Belmonte fue víctima de extorsión presuntamente por parte de un joven con quien mantuvo una relación. Un video íntimo de la pareja fue difundido por una página de internet para adultos, pero meses antes su expareja le pidió una gran suma de dinero para que las imágenes no sean difundidas. Según la defensa de Belmonte, la denuncia fue puesta en junio de este año, pero la Fiscalía no avanzó con la investigación sino hasta que el video fue difundido y la presentadora fue víctima de insultos y agresiones en las redes sociales. El presunto extorsionador, desde diciembre, tiene detención domiciliaria por determinación de un juez cautelar.

Niño fue acosado
El pasado fin de semana, la Policía capturó a Juan Pablo, de 26 años, por acosar a un niño de 11 años, desde que éste tenía nueve. Envió  dos cartas a la madre de la víctima en las que pedía permiso para tener una relación con el menor, lo que permitió atraparlo. El detenido trabajaba en una agencia de turismo y conoció al niño cuando su familia tomó un paquete para viajar a Perú. Juan Pablo creó una cuenta falsa en Facebook con el nombre de "Andrea” y  pudo contactarse con el niño, obtener datos de su vida personal y comenzar con el acoso, incluso llegando a llamar a su casa y enviar mensajes de texto al teléfono celular del menor sin que su familia se percatara de ello.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS