Tras casi un mes del colapso del dique, Gobierno aún no entrega informe completo sobre contaminación del Pilcomayo

El pueblo Weenhayek aún consume agua y peces del río, ya que es su única fuente de alimentación.

Sociedad
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - jueves, 18 de agosto de 2022 - 10:32

Transcurrido casi un mes desde que colapsó el dique de colas en un complejo minero de Potosí, el Gobierno Nacional no entrega un informe completo sobre el territorio que abarcó la contaminación tras el derrame de metales en el río Pilcomayo. El Gobierno Municipal de Villa Montes, el pueblo indígena Weenhayek y autoridades de Argentina y Paraguay exigen datos claros sobre el tema.

“Aquí todos estamos preocupados por la situación, y no se trata de hacer escarnio de nadie, sino que se trata de hacer acciones conjuntas para ver si evidentemente existe una posibilidad de contaminación, más allá de los dictámenes que se puedan dar de manera aislada. Por eso nosotros estamos esperando, para este jueves, el informe del que hablan en la ciudad de Tarija”, declaró el secretario de Desarrollo Productivo de la Alcaldía de Villa Montes, Javier Crespo.

Agregó que por el momento sólo emitieron recomendaciones al pueblo indígena Weenhayek para que tome previsiones sobre el caso, sin embargo, estos continúan con el consumo agua y peces del río Pilcomayo, pues es su única fuente de alimentación, reportó El País de Tarija.

Al respecto, el capitán grande de la comunidad de San Antonio, perteneciente al municipio de Villa Montes, también dirigente de los pescadores, Francisco Nazario, cuestionó el lento accionar de las autoridades frente a este tema. Criticó que las autoridades locales, a pesar de contar con los recursos necesarios, no puedan realizar estudios de laboratorio.

“Es difícil que la gente deje de comer pescado, porque es la única fuente de alimento y nuestro sustento ancestral que hemos conocido hasta hoy, es el pescado, y no lo vamos a dejar. Si lo dejáramos, ¿qué alimento vamos a llevar para nuestra familia?”, manifestó el capitán grande.

Pero no sólo el pescado es su alimento, sino una fuente de ingresos económicos que se vio afectada, ya que la gente ya no quiere consumir pescado villamontino.

Nazario explicó que el pueblo Weenhayek aglutina a más de 6.000 familias afectadas por esta situación, al igual que los pueblos guaraní y tapiete, que también se alimentan de lo que pescan en las aguas del Pilcomayo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS