Las aguas residuales van por el antiguo sistema de alcantarillado

Vecinos de Callapa temen que suelos cedan por uso sanitario

Las familias del sector 1 y 3 de Callapa piden atención al problema del agua y alcantarillado. Al menos 480 familias siguen usando la red que resultó dañada.

Sociedad
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - lunes, 07 de octubre de 2013 - 23:27

 Aleja Cuevas  / La Paz
Al menos  480 familias de los sectores 1 y 3 de Callapa viven con el  temor de que  nuevamente haya un colapso de suelos por el uso   del sistema de  alcantarillado, que  tiene defectos por el megadeslizamiento de 2011, y más cuando se acerca la época de lluvias.
"Cualquier rato puede taponarse el sanitario,  puede    que vuelvan los excrementos  y que  al final ya no  corra el agua, ése es el temor”, dijo José Sánchez, un vecino del sector 3 de Callapa, quien  vive en un pasaje de la calle  La Paz, una de las principales vías bajo la cual  desembocan  las aguas pluviales y residuales.
Sánchez contó que hace tres años los 10 miembros de su familia aún   hacen uso del baño cuyas aguas dan al  alcantarrillado dañado. "Los tubos están rajados, eso es lo que nos explicó EPSAS (Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento). El temor es mayor cuando se acercan las lluvias, porque esas aguas van a tapar el sistema del alcantarillado”.
Carmen Pacheco, otra vecina del  sector, no quedó indiferente. "Seguimos con el  temor de que colapse el suelo y  no podemos vivir tan tranquilos”. Ella afirmó que la Alcaldía paceña prometió la instalación de baños  públicos, pero  el ofrecimiento no llegó.
Luego del megadeslizamiento del 26 de  febrero de 2011, su padre edificó un cuarto  con ladrillos y estuco sobre los restos de su anterior vivienda,   clausuró el sanitario antiguo  y habilitó otro. Pacheco  y sus hijos utilizan ese baño desde entonces.
Agua y alcantarillado
El pedido común de las familias del sector 1 y 3 de Callapa, según el presidente de  la junta de vecinos de la zona,  Humberto Blanco, es la solución inmediata al problema del alcantarillado.
 "Pasado mañana es posible que exista otro colapso de una vivienda, por la filtración de aguas servidas. Probablemente están entrado al sistema antiguo que ya tiene daños y está deteriorado”, manifestó el dirigente.
 
Blanco advirtió que   además del lío del alcantarillado están los horarios de consumo del gua de las piletas, ya que éstas funcionan sólo por horas. Una de ellas está en la plaza principal y el administrador  atiende  entre las 12:00 y 14:00,  a tres cuadras hay otra y lo maneja  Ignacio Pachecho. Él es el único que tiene la llave, registra cuántos litros de agua lleva cada familia y a fin de mes recauda el efectivo, pero sólo atiende a las 8:00 y a las 14:00.
 "Hay gente de la tercera edad  que no puede alzar bidones grandes o niños que no pueden arrastrarlos”, dijo Blanco.
Entre esas personas está José Sánchez, quien  hace tres años  debe subir una pendiente con  los bidones de agua en mano. Este vecino también se las ingenió para tener energía  a partir de un panel solar. "La energía fue restituida recién;   tres años viví un calvario, así que compré un panel solar para el alumbrado y para cargar  celulares, pero no da en televisores”, confiesa.
De acuerdo con Blanco, en la actualidad en los sectores 1 y 3 hay entre   480 y 500 familias, de ellas unas 250 estaban en el megacampamento que emplazó la Alcaldía para los afectados y otras 35 se cobijaron en el campamento Flor de Irpavi.
En el resto de los sectores, 2, 4, 5, 6 y 7, hay 200 familias, todas  están sin servicios básicos  hace tres meses.  "Esta gente tuvo que vivir con velas por falta de luz (energía eléctrica) y captaron agua de las vertientes para su consumo. Hicieron peripecias para conseguir estos servicios, algunos aún usan velas”, afirma.
El tema del alcantarillado, entre otros, se discutirá el  13 de octubre en una asamblea. El dirigente asegura que en esa cita se decidirá qué medidas  tomarán para mejorar la situación.

EPSAS no actuará si no hay planos aprobados

De cuerdo con el gerente de Operaciones de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS), Humberto Claure,  no se puede hacer trabajos para un nuevo sistema de alcantarillado en la zona de Callapa  mientras no se tenga un plano aprobado por la Alcaldía.
"Estamos sujetos a una normativa de la comuna y entiendo que está preparándola”, dijo Claure.
Añadió que no se trata de una zona "común y corriente”, pues en este sector hay un problema geológico, por lo que EPSAS no puede proyectar un nuevo sistema de alcantarillado si no existen los planos  aprobados.
Agregó que EPSAS solicitó un informe a la Alcaldía de La Paz   para tener alguna indicación y realizar  los trabajos, pero no se recibió respuesta al respecto. "Hemos insistido y  estamos en contacto con los vecinos”.  
El dirigente de  Callapa, Humberto Blanco, informó que hace un año EPSAS  inspeccionó el sistema de alcantarillado  de la zona y el resultado fue que  estaba dañado.
 "Hemos hecho una inspección radiográfica  y vimos en pantallas que estaba todo dañado”, refirió Blanco a propósito del conocimiento que tiene la empresa de la magnitud de los deterioros.
En principio, los vecinos  pidieron  asesoramiento técnico, pero  nadie quiso hacerse responsable. "En su momento (días del megadeslizamiento) todos querían ayudar, ahora nada”.
Ante la urgencia de cambiar el antiguo sistema de alcantarillado, los vecinos  comprarán tubos  para los trabajos con fondos del POA 2013. El objetivo es cambiar todo antes de que llegue  la época de lluvia, según el dirigente.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS